Ya son 42 años

  Queridas amigas y queridos amigos

 

Reciban un caluroso saludo lleno de abundantes bendiciones y de fraternidad.

Las huellas de Fe y Alegría en Nicaragua se remontan en 1974 con la apertura de nuestro primer centro educativo: el Colegio Roberto Clemente que hoy integra a más de 1500 estudiantes en Ciudad Sandino. Nuestra obra desde sus inicios ha sido un puente tendido para brindar educación de calidad y en aquel año fundacional quisimos brindar educación a niñas y niños víctimas del terremoto. Hoy son otros y otras nuestros beneficiarios, pero algo que hemos tenido claro desde nuestros inicios es que debemos situarnos en los límites, allí donde hay mayor necesidad.

Este día estamos cumpliendo 42 años; son más de cuatro décadas desde que Fe y Alegría inició su caminar en estas tierras nicaragüenses y seguimos caminando al lado de los preferidos de Dios.

En la actualidad estamos llegando a más de doce mil estudiantes, directamente en el aula, pero también estamos sirviendo con nuestra propuesta educativa a más de 56 mil personas en distintas modalidades educativas, sobre todo hemos querido llegar a los nuevos rostros de la exclusión: mujeres, jóvenes que no estudian ni trabajan, niños y niñas trabajadores pues deseamos que con nuestra propuesta Fe y Alegría vaya más allá de las aulas y salga de sus muros para dar oportunidad a quien se le ha negado.

Este sueño educativo de trabajo continuo, de entrega, de opción preferencial por los más pobres, de llevar educación de calidad a tantas niñas, niños, adolescentes y jóvenes ha sido posible al esfuerzo de tantas maestras, maestros, equipos directivos, técnicos y administrativos. 

El sueño educativo de trabajo continuo, entrega, de opción preferencial por los más pobres, de llevar educación de calidad a tantas niñas, niños, adolescentes y jóvenes ha sido posible gracias al esfuerzo de tantas maestras, maestros, equipos directivos, técnicos, administrativos, comunidad y organizaciones que se han sumado a nuestro trabajo con su solidaridad y ayuda económica.

La educación de calidad es un derecho fundamental no sólo para el desarrollo de la persona, sino para la sociedad en general y para hacer efectivo otros derechos. Por ello, quiero invitarles a que se sumen junto con nuestro movimiento a este sueño, queremos sumar voluntades en favor de la educación del país, no queremos una pobre educación, queremos una educación de calidad hoy y los años que vienen.

Solo me queda decirles muchas e infinitas gracias por ser parte de nuestro movimiento y por haber hecho posible que la semilla de la educación que hace 42 años sembráramos esté dando sus frutos. Sigamos adelante.

 

Felicidades a toda la familia de Fe y Alegría Nicaragua y que sigamos cumpliendo muchos años más trabajando por la educación de nuestro país. Dios les bendiga.

 

P. Everardo Víctor SJ

Director General