No le enseñaron solo Matemáticas, sino también la importancia de los valores

Este año en la Universidad Nacional  Autónoma de Nicaragua (UNAN-León) se pre matricularon 8,321 estudiantes, de los cuales el 83.5% equivalente a un total de 6,576 lograron ser admitidos para aplicar en las distintas carreras.

 

María Fernanda Cooper Benavides, una joven de 17 años de edad, es una de las que logró ser admitida en esta alma máter, pero además fue quien obtuvo el mejor promedio, con un resultado de 90.1%, clasificando en la carrera de Medicina.  Es originaria del Diamante de la Segovia,  orgullo del barrio Oscar Benavides, egresada de uno de nuestros centros educativos, el Colegio Nuestra Señora del Rosario Fe y Alegría, mismo centro educativo del cual está orgullosa de haber formado parte, puesto que para ella el nivel de educación que recibió en esta escuela influyó definitivamente en este logro.

 

Su preparación inició con unos pequeños cursos en el mes de agosto más o menos, con un profesor de su colegio, luego con los cursos preparatorios que brinda la Universidad a inicios de diciembre todos los sábados, ellos dan una guía para resolverla en conjunto con los maestros/as que vienen de León a Estelí, estos cursos son de mucha ayuda, si eres constante y realizas las tareas, nos compartió Cooper. Un sábado antes de hacer el examen, aplican un pre-examen  para ver cuáles son las dificultades y repasar un poco. De esta manera fue que se preparó para aplicar.

“Fe y Alegría brinda una educación de calidad, forma en conocimientos a las y los maestros de los diferentes centros con los que cuenta, según mi experiencia como alumna del Rosario, nos ensañan como ser seres humanos y mejorar la calidad de vida, creer en nosotros mismo y que estemos dispuestos a aportar a nuestra sociedad” expresó con mucha emoción y nerviosismo, a lo que agregó que este  logro y nueva etapa en su vida le plantea nuevos retos, mismos que piensa cumplir con mucha dedicación y exigencia.   

El hobby favorito de esta joven es ver películas, es amante del cine al igual que su mamá, le encanta jugar volibol y hacer natación.

Una de las cosas que extrañará de su escuela son sus amigos y maestros, ya que han sido buenas personas con ella y han marcado una huella.

Antes de finalizar la entrevista con María Fernanda expresó: “Doy infinitas gracias al colegio Nuestra Señora del Rosario Fe y Alegría, porque me han hecho la persona que soy ahora. No me enseñaron solo Matemáticas o Español, sino lo que es la moral, el amor a Dios, lo importante de los valores y de tener fe en uno mismo.

Gracias por todas sus exigencias, porque ahora comprendo todas y cada una de ellas, y sobre todo gracias por acogerme e impulsarme a ser una mejor persona, tanto como mujer, como estudiantes y como futura profesional ya que este logro no solo es mío o de mi familia, es también de mi colegio, de Fe y Alegría y de Estelí” Finalizó.